II CENTENARIO DE LA FUNDACIÓN DE SAN RAFAEL - 1990 por Antonio Martín Malagón

(texto editado en 1990 por el ayuntamiento, redactado por el teniente alcalde de San Rafael Antonio Martín Malagón)


I CENTENARIO DE LA FUNDACIÓN DE SAN RAFAEL -

NUESTRA HISTORIA

De San Rafael, podemos afirmar sin temor a equivocarnos que se dan en su formación dos épocas muy diferentes y diferenciadas entre sí, una que llamaremos de iniciación y otra de desarrollo. 

De antiguo existía un camino que unía la Real Calzada (N-VI) con el Real Sitio de la Granja de San Ildefonso, con el fin de facilitar más y mejor la comunicación de Madrid con el Real Sitio, especialmente el correo, cuando el Rey se encontrase en ese lugar, fue durante el reinado de Carlos III cuando se recompuso este camino con la intención de abandonar la antigua vía. 

Esta antigua carretera no seguía el trazado actual, subía desde Guadarrama por el Collado del Arcipreste viniendo a dar a Gudillos donde existió una Posada de este nombre, aquí el camino se bifurcaba en dos, el uno atravesaba las Campanillas para dar a la Panera, seguir la llamada Ribera del Cornejo, paralela al río, hasta llegar a Nuestra Señora de Prados, siguiendo el de Segovia por la Venta de la Cruz y el de Valladolid seguir el curso del río y dar a Nuestra Señora de la Losa, continuando por la falda del Cerro del Caloco hasta el Alto de Zamarra, donde se encontraba con el otro camino de Gudillos, cuyo trazado es imposible determinar, aunque es muy posible que no pasase lejos del actual. 

Para atender el servicio de cambio de caballos existían a lo largo de estos caminos unas posadas o fondas que más tarde se llamaron Casas de Postas al atender el correo por Real Orden de Carlos III, de una de estas Casa de Postas nos cuenta el cronista lo siguiente:

«En el año 1784, se construyó a unos tres cuartos de legua de El Espinar, junto a la Calzada Real, una casa de Postas, y junto a ella entre ambos caminos una Iglesia y casa para su Teniente Vicario, todo a expensas de la Real Hacienda. La Vicaría estaba dotada de 500 ducados por S. M. sobre el Portazgo del Alto del León, hay tres vecinos».

 Estos paradores o casa de postas eran unos edificios sólidos, bien proyectados y construidos en forma rectangular, con dos plantas, amplios ventanales y zaguán donde paraban las diligencias para evitar a los viajeros las molestias del agua, la nieve o el sol. En la planta baja estaban las cuadras y corrales para los animales, siendo la planta de arriba la destinada para habitación, salones, etc. La fachada de nuestra fonda era corrida y carecía de ornamentación, las ventanas estaban dinteladas con piedra y tenía varios balcones. 

Quiso el destino que una noche de invierno que debió ser infernal, al no poder atravesar el Puerto del León, el Príncipe de Asturias que regresaba a Madrid, tuviese que hacer noche en ella y según cuenta el cronista debió de pasarlo tan mal, quien con el tiempo sería Carlos IV, que no se le olvidó nunca, ya que, al ser Rey, cambió el trazado de la carretera, mandando hacer una nueva por Navacerrada. 

Con esta real determinación quedaron frustradas en parte las esperanzas de los primeros pobladores, todos ellos venidos de El Espinar, que esperaban con la presencia (aunque sólo fueran de paso) de las reales personas, la nueva población creciese rápidamente y con ello su bienestar económico, sin embargo, no cedieron y construyeron a la sombra de la Fonda y de la Iglesia sus viviendas y comercios. 

A lo largo del tiempo la casa de postas vio pasar personas de toda índole y condición, desde el Rey al peregrino, del bandolero al Emperador Napoleón, que pasó la noche del 22 de diciembre de 1808. Fue casa Cuartel de la Guardia Civil, Hotel Castilla, estafeta de correos durante 100 años, quedando posteriormente abandonada y en estado ruinoso, y ante el desinterés de todos desapareció bajo la ignominiosa piqueta, construyéndose en su lugar la Plaza de Castilla. 


I CENTENARIO DE LA FUNDACIÓN DE SAN RAFAEL -

Existía otro edificio en las proximidades de la Casa de Postas del que D. Ambrosio del Castillo párroco de El Espinar en el año 1797 nos dice lo siguiente: «Inmediato a la Calzada y apartadero se hizo una hermosa Iglesia y casa para el Vicario, todo el edificio es de piedra de granito labrado, de la llamada de sillería, de un románico con líneas renacentistas. Se dedicó al Arcángel San Rafael, por ser este Patrón de Caminantes, siendo el 19 de marzo de 1790 día de San José, bendecida por el Sr. Obispo, diciéndose la primera misa el 25 del mismo mes y año festividad de la Encarnación del Señor. 

Desde su bendición hasta la llegada del Tte. Vicario puse el Stmo. Sacramento sobre el altar y prediqué el primer sermón. 

Este edificio desapareció como Iglesia tras la desamortización de Mendizábal en 1835, fue utilizado como pajar de sus propietarios hasta su demolición, se vendió al Doctor Goyanes, quien lo desmontó piedra a piedra y lo trasladó a una parcela de su propiedad en Arroyo Mayor, donde lo dedicó a chalet, este nuevo edificio pasó a ser propiedad de Falange después de la Guerra Civil, siendo utilizado por la Sección Femenina; actualmente pertenece a la Junta de Castilla-León, Consejería de Cultura.

Época de desarrollo arranca en el año 1868

La época de desarrollo arranca en el año 1868, cuando reinando Isabel II v siendo ministro de Fomento D. Severo Catalina, es promulgada la Ley de Colonias Agrícolas, según la cual quien construyese edificaciones o industrias en terrenos de cierta extensión y a una determinada distancia de los núcleos de población quedarían exentos durante cierto tiempo del pago de contribución rústica y otras cargas. En Aplicación de esta Ley de 6 de abril de 1874 fue declarado Caserío Rural, la finca denominada San Rafael, propiedad de D. Benito Sancho Sacristán. 

Por tanto, podemos considerar la fecha de 1790, como la de la fundación de San Rafael, y no la de 1897, siendo esta realmente cuando se fundó su colonia veraniega.

I CENTENARIO DE LA FUNDACIÓN DE SAN RAFAEL -

Siendo alcalde de El Espinar D. Domingo Rodríguez de Arce Mateos, decidió ceder gratuitamente terrenos por parte del Ayuntamiento para edificar en San Rafael el primer hotel que se construyó llamado El Robledal, propiedad de D. Javier Gil Becerril, abogado, que fue durante años Diputado a Cortes por el Distrito de Riaza-Sepúlveda y posteriormente senador por Segovia, la finca donde instaló su hotel en propiedad de D. Santiago Corredera, vecino de El Espinar, era un hotel de varias plantas rodeado de un hermoso jardín y magníficos ejemplares de robles, de ahí su nombre. 

Llegó a tanto el interés de este pro-hombre de San Rafael que consiguió que la incipiente Colonia creciese rápidamente y que la compañía RENFE construyese un Apeadero para facilitar a los futuros veraneantes un nuevo y más barato medio de transporte, con ello se abría una puerta de futuro importante. Los particulares vendían el pie de terreno a 0,15 y 0,25 céntimos. 

Consecuencia de lo que llamaríamos «El Dorado Sanrafaeleño» acudieron gentes de muy diversos lugares de nuestra geografía, pero principalmente de tierras segovianas en busca de trabajo, bien en la construcción: albañiles, carpinteros, cerrajeros, etc., o en trabajos de Hostelería para dar de comer, dormir y expansionar a tanta gente. Ello dio lugar a infinidad de establecimientos, ultramarinos, bares, fondas, pensiones, transportes, etc.


1921, Creación de la Sociedad Fomento de la Colonia de San Rafael

En 1921 quedó constituida la Sociedad Fomento de la Colonia de San Rafael siendo su presidente D. José Gómez, vicepresidente D. Fernando Zabaleta, tesorero D. Francisco Calvo, vicesecretario, D. Luis Guinea, constituida fundamentalmente por veraneantes fijos y propietarios de fincas, durante varios años procuró la mejora de los servicios municipales de la Colonia, especialmente la traída de agua y alcantarillado público. 

Miembros de esta Sociedad fomentarían las solicitudes de constitución de San Rafael como Entidad Local Menor, de acuerdo con la nueva legislación, municipal elaborada por D. José Calvo Sotelo en 1924, durante el gobierno de D. Miguel Primo de Rivera, pero esto es otra historia... 

Durante estos años y mediante las facilidades dadas por el Ayuntamiento y el empeño y trabajo de los primeros pobladores, San Rafael creció considerablemente, grandes Villas pertenecientes a familias de la Clase alta y la nobleza, comerciantes de Madrid, etc.. se construyeron entre los frondosos pinares. Voy a nombrar algunas de aquellas familias que veraneaban en SAN RAFAEL. 

El Marqués de San Nicolás, El conde de Gamazo, la Duquesa de Billona, el Marqués de Cañada Honda, el alemán D. Carlos Mape, Sres. de Escolar, etc. Comerciantes: Sres. de Galán, Álvarez, Sres. de Ubillos, etc.

Médicos: Goyanes, Codina, Parache, Espino, Zabaleta, Botella y Arroyo.

Políticos: Primo de Rivera, Mola, Lerroux.

Historiadores: Menéndez Pidal.

Poetas: Rafael Alberti.

El Comercio local estaba representado por D. Juan Polo, pero quien llevaba el negocio era su sobrino Félix García Polo, Máximo Calvo, Tomás Llorente, José Herrero, la Tía Sebastiana con su casa de huéspedes, los Goya con su fábrica de gaseosas, Mariano Rodríguez «El fondista», Lucio Rodríguez más conocido como «tío Lucio», etc. 

De las primeras familias todas ellas nativas de El Espinar recordaré a los Luengos, Vázquez, Aparicio, Martín Bravo, Cogorro, Castro, etc. 

Los barrios los llamaremos así de Gudillos y las Peinetas, estaban formados por media docena de familias, casi todos empleados de RENFE en el caso del primero y el segundo de una venta de las numerosas nacidas junto a la Calzada Real, como también lo fueron los de Arroyo Mayor, Romasanta, cercana al Puente del Caloco, y la del Chuque en el lugar donde se halla el edificio del antiguo Preventorio hoy escuela de Formación del INEM, vendida por D. Celestino Aranguren al Estado. 

El Caserío de San Cayetano pertenecía a la familia de Los Luengos.


San Rafael en pleno crecimiento, 1940

 En 1940 San Rafael ya tenía una infraestructura importante prueba de ello son los siguientes establecimientos:

Transporte: 4 Industriales: A) Calvo Arqueros, Gregorio Heredero, Juan Polo, Petra Vallejo.

Construcción: 6 Maestros albañiles: Florencio Jiménez, Fermín Mateos, Juan Moya, Primitivo Muñoz, Ángel Rodríguez, Clemente Vázquez.

Garajes y Automóviles. Alquiler: A. Calvo Arqueros y Ambrosio Barral.

Gasolinera: Ambrosio Barral.

Talleres Mecánicos: Silvestre Martín, Hermanos Nobel.

Hostelería:

Alto los Leones de Castilla - Hilario Vázquez Álvarez

Álvarez - Adriano Álvarez

El Pinar - Angeles García

España - Felisa Martín

Español - Mariano Rodríguez

Lucía - A. Calvo

Regina - A. Barral

Victoria - Manuel Rodríguez

El Chato - Julián Duque

El Sotanillo - Julián Tapia

Madrid - Mariano San Juan

Imperio - Pedro San Román

Modelo - Serapio Rodríguez

Royal - Gregorio Herredero

Pensiones y posadas: Pablo Cogorro, Felisa Martín, Serapio Rodríguez, Juana Sanz y Petra Vallejo.

Ultramarinos: Fábrica Baldosas: Martín Gete y Juan Sanz. Adriano Álvarez, Benito Arqueros, Félix García.

Almacén de vinos: Pablo Cogorro, Emilio García, José González, Florencio Jiménez, Roque Martín, Diego Piner, Germán Rodríguez, Pedro Sánchez.

Fontaneros: Antonio de Diego, Antonio Palomo, Julián Sanchidrián, José Castejón y José Hernanz.

Vendedores de Leche: Agustín Bravo, José Cabezas, Pablo Cogorro, Carolina González, Juan González, Luciano González, Hermenegildo Herrero, Timoteo Labrador, Jacinta López, Julia López, Raimundo López, Epifanio Llorente, Trifón Morcillo, Daniel Ortega, Germán Rodríguez, Pedro San Román, Víctor Sanz, Máximo Vázquez.

Pastelerías: María Maganto, Guillermo Santamaría.

Mercerías: Victoria Campos, Rita Jorde, Clemente Vázquez.

Peluquerías: Justo Dueñas y Arcadio Molina.

Panadería: Gilberto Calvo.

Carbonería: Gilberto Calvo.

Zapatero: Mariano Yagüe

Pescaderías: Coruñesas y Filomena de la Parte.

Tejidos: Vda. de Tomás Romano.


Años 50, San Rafael sufre recesión

Durante los años cincuenta, San Rafael sufre una recesión, aunque se mantiene una gran afluencia de veraneantes. 

Los años sesenta fueron el reverso de la moneda y se vivió un gran auge en la construcción, que se prolongó hasta los primeros años de la década de los setenta. Durante estos años se construyeron los dos túneles que atraviesan la sierra de Guadarrama acortando la distancia y el tiempo de viajes desde Madrid, esto supuso la llegada de numerosas personas para trabajar en esa obra tan importante, al finalizar las mismas, muchas familias se quedaron a vivir con nosotros, se construyeron grandes urbanizaciones: Las Praderas, Campo Verde, Los Corzos, Los Pinos, etc., se reformaron muchos establecimientos y casas de primero de siglo y la nota triste es que se pagó este progreso con la desaparición de algunos edificios con cierto sabor y que nos unían a nuestro pasado: Fonda, Villa Freya, San Ramón, El Robledal, etc. 


I CENTENARIO DE LA FUNDACIÓN DE SAN RAFAEL -

Durante esta época, nuevos veraneantes se instalaron en San Rafael y aquellas grandes familias de Madrid siguen teniendo sus villas, aunque hoy las ocupan sus hijos o nietos, son la vieja colonia a los que consideramos unos vecinos y amigos más. 

Con la construcción de la autopista se produce una recesión, sobre todo en el comercio y la hostelería, aunque no es sólo este el factor que la determina, se une también la crisis del Petróleo, lo que hace que los fines de semana se reduzca considerablemente el número de personas que vienen desde Madrid, agravándose la situación de los comercios, hostales y restaurantes. 

En estos momentos estamos viviendo una nueva expansión urbanística, son muchos los proyectos que en un breve plazo de tiempo se van a llevar a cabo en San Rafael, pero esto que es bueno no lo puede ser tanto si no aprovechamos este tiempo para renovarnos para ser lo que fuimos, el primer pueblo de la sierra, tenemos que unirnos y trazar metas en conjunto, olvidarnos un poco cada uno de nosotros mismos, potenciar al máximo el verano haciendo que este pueblo sea atractivo al visitante, dando mejores servicios y más calidad a menos precio. 

Controlar entre todos las nuevas construcciones, no sea que después de que pase este gran auge ocurra como cuando hay una tormenta en verano, que cae mucha agua, pero no empapa la tierra y nos quedamos sin paisaje, sin edificios interesantes y a cambio nos dejen males y problemas. 

Nota: El motivo de la exhaustiva relación de personas, con nombres y apellidos, títulos y comercios, no ha sido otro que el de intentar acercar la historia a todos nosotros, pero os ruego sepáis disculparme cuantos formáis parte de esta historia y sin intención os haya omitido.

San Rafael, marzo 1990

ANTONIO MARTÍN MALAGÓN


 

OTROS ARTÍCULOS RELACIONADOS CON SAN RAFAEL

 San Rafael, la Suiza española

http://www.elespinar.org/2017/02/san-rafael-la-suiza-espanola.html


SAN RAFAEL, SUS TOROS Y OTRAS COSAS... (1928) J. García BERMEJO

http://www.elespinar.org/2016/06/san-rafael-sus-toros-y-otras-cosas-1928.html


Sobre los orígenes de San Rafael por Servando Hurtado

http://www.elespinar.org/2021/08/sobre-los-origenes-de-san-rafael-por.html


San Rafael y los Trenes Domingueros 1906

http://www.elespinar.org/2017/03/san-rafael-y-los-trenes-domingueros-1906.html


Acuerdos del Pleno Municipal que en su momento incidieron en San Rafael

http://www.elespinar.org/2022/01/acuerdos-del-pleno-municipal-que-en-su.html

Comentarios