SAN EUTROPIO DE EL ESPINAR (SEGOVIA)

30 de abril, SAN EUTROPIO: Sin duda un día especial en El Espinar, venido a menos con el paso de los años, incluso muchas personas no saben que es nuestro patrón y piensan en el "Caloco" cuando oyen esta palabra. Pero hay que seguir luchando por mantener las tradiciones y la historia, aunque no parece que la vinculación de un santo francés tenga mucha lógica con nuestro municipio. Quizás hubiera sido más idónea, ya entrados en santos franceses, otra opción como Gauquerio de Aureil patrón de los leñadores, pero la leyenda es la leyenda.


Apunte histórico sobre el Santo redactado por Servado Hurtado para el 30 de abril, día de San Eutropio de 2020.

En el año 1170, Alfonso VIII de Castilla, fue proclamado rey con 15 años, y casado con la princesa Leonor Plantagenet, hija del rey Enrique II de Inglaterra y de Leonor de Aquitania, a su vez reina de Francia en su anterior matrimonio con Luis VII. La “Dote” de la princesa fue el Ducado de Gascuña, siendo Saintes, una de sus ciudades más importantes. En aquel tiempo las peregrinaciones a Santiago estaban en pleno auge. La región de la Santonge y su capital Saintes era una importante área de religiosidad y de acogida de peregrinos. La misma Leonor de Aquitania había fundado varios monasterios y conventos en la región.

En dicha dote se incluyó una ganadería 40.000 ovejas, que se conocieron como merinas, pues llegaron por mar a las costas castellanas de Santander. Una vez acabados los fastos de los desposorios, los nuevos reyes castellanos, decidieron enviar dicha ganadería de ovejas a pastar en el gran valle de la vertiente noroeste de la sierra segoviana, que separaba ambas mesetas, y que hoy se encuentra dentro del Término Municipal de El Espinar.

A cargo de la citada ganadería vinieron algunas personas de la comitiva francesa de la reina, de tal manera, que al poco de llegar decidieron levantar una iglesia al santo de su devoción, San Eutropio. Así encargaron a un escultor de su tierra de origen, conocedor de la imaginería de Saintes, que les tallase una imagen de San Eutropio para que presidiera su iglesia, siendo esta, la imagen que se saca todos los años en procesión por las calles de El Espinar el treinta de abril, fecha en la que la iglesia católica celebra su martirio. Desde entonces se venera a este primer obispo y mártir de la ciudad de Saintes, San Eutropio, como patrón de El Espinar.

Según la leyenda recogida por el Licenciado Tomás Ibañez de Ribera en su escrito “Fundación, nobleza y cosas memorables de la Villa de El Espinar” de el año 1649 <<San Eutropio se apareció a un pastorcillo que cuidaba de su ganado frente a una fuentecilla, y le pidió que fuese a todos los moradores de los antiguos caseríos del valle, y les dijese, que Dios quería que viniesen a habitar y formar pueblo en este cerro. Que edificasen una iglesia junto a la misma fuente, e hiciesen patrón al mismo San Eutropio. Y que él intercedería para que el lugar fuera aumentado y celebrado…>> 

      Servando Hurtado Gonzalez,  El Espinar, abril de 2020

Otro texto sobre San Eutropio de la web de la parroquia: 

San Eutropio (404 d.C.) Fue enviado desde Roma en el siglo III para evangelizar a los habitantes de Saintes en el suroeste de Francia. No se sabe con exactitud si fue martirizado por los habitantes o por las autoridades romanas, aunque la tradición dice que fue a Francia acompañado en misión apostólica por San Dionisio. Después de predicar a la gente del pueblo  fue expulsado de Saintes y tuvo que refugiarse en una cueva de los alrededores. Allí se dedicó a orar y adoctrinar a todo aquél que se lo pedía; convirtiendo y bautizando entre otros a Eustella de Saintes, la hija del gobernador romano. Al enterarse el padre de la muchacha que era cristiana, la expulsó de la casa y ordenó a los carniceros de Saintes que asesinaran a Eutropio. Eustela encontró a San Eutropio muerto, con la cabeza destrozada por un hacha después de haber sido martirizado a latigazos y le enterró en la cueva donde siempre había vivido. Desde la Edad Media, una de las paradas obligadas en la Vía Turonensis del Camino de Santiago es la iglesia de Saintes donde se veneran sus reliquias. Existe también una capilla dedicada a él en Cluny, en el inicio del Camino de Santiago. Fueron los cluniacenses quienes extendieron su culto por la Borgoña y por el Camino de Santiago. 

Sobre el origen de la iglesia de San Eutropio en El Espinar nos cuentan  una bonita leyenda. Según  D. Tomás Bánez de Rivera (1675): “Un pastorcillo guardaba su ganado en lo montuoso de El Espinar, junto a una fuente. Se le apareció San Eutropio y le dijo que fuese a todos los habitadores de las antiguas caserías de aquel valle y les dijese que Dios se servía de que todos viniesen a habitar y formar pueblo en medio de aquel monte, y que edificasen una iglesia junto a la misma fuente, e hiciesen patrón al mismo San Eutropio y que él intercedería para que aquel lugar fuese muy aumentado y celebrado.... Dieron crédito a la revelación y trataron de fundar el lugar, desmontando el sitio, fabricaron iglesias, formaron Concejo, construyeron casas, edificaron ermitas...” 

En la página municipal se dice:

".... que esta fiesta tiene su origen en la leyenda, que ya refiriera Tomás Báñez de Rivera en 1675, que cuenta cómo San Eutropio se apareció en una fuentecilla a un pastor que guardaba su ganado.

El santo pidió al pastor que “fuese a todos los habitantes de las antiguas caserías de aquel valle y les dijese que Dios se servía de que todos viniesen a habitar y a formar pueblo en medio de aquel monte y que edificasen una iglesia, junto a la misma fuente, e que hiciesen Patrón al mismo Santo Eutropio que había sido uno de los setenta y dos discípulos, Obispo y Mártir, y que él intercedería para que aquel lugar fuese muy aumentado y celebrado...” Y así fue como San Eutropio, cuyo nombre de origen griego significa el “bien dispuesto” o “de buena disposición” se convirtió en el patrón de El Espinar. En la iglesia se encuentra una talla del Santo sobre nogal del los siglos XII-XIII.

Si bien, esto no es más que una leyenda, la historia nos cuenta que fue una comitiva francesa procedente de la ciudad de Saintes y que acompañaba a la princesa Leonor al encuentro con su prometido Alfonso VIII, quien trajo la bella talla del que fuera Obispo de su ciudad durante el siglo V. Esta comitiva junto con 40.000 ovejas que formaba parte de “la dote” de doña Leonor al rey, al llegar a tierras espinariegas decidieron asentarse y erguir una iglesia en honor al santo de su devoción. De ahí el origen de esta iglesia.

Hoy en día se ha convertido en una festividad desgraciadamente poco valorada, pero siempre ha sido muy recordada como el día en el que todo el pueblo acudía a la iglesia y que tras la liturgia disfrutaba el día de fiesta tomando chocolate con churros."