Rompiendo una lanza por los jóvenes de El Espinar

Dicen muchas personas que la pandemia ha alterado nuestros límites de paciencia, que parece como si nos hubiéramos deshumanizado después de darlo todo y mostrar solidaridad a borbotones. 

Les doy la razón, parece que es un mal que afecta a TODOS, lo vemos cada día en la calle, en los comercios, en la educación de las personas, parece que algunos están deseando tener un conflicto para llegar a las manos o perderse el respeto. La crispación nos está calando hondo. ¿Esta es la educación que queremos dar a nuestros jóvenes?

Se lleva meses diciendo y acusando a los jóvenes de insolidarios, que no piensan en los mayores y que están todo el día de fiesta “contagiándose por ahí”. La actualidad hace que la sociedad les señala ahora como vándalos y antisistema, culpables de TODO lo que pasa. Esto también afecta a nuestro pequeño pueblo, pero... ¿esos jóvenes no tienen padres?

Pensemos que podemos estar en un error, generalizar casi siempre lo es; ni todos son tan malos, ni los buenos son tan buenos. Lo que viene pasando desde hace meses en mayor medida y mayor importancia en El Espinar (en todos los núcleos), no es, ni mas ni menos, que cosa de unos pocos.

Hace falta ser cobarde para refugiándose en el silencio de la noche para subirse a un mástil y robar nuestra bandera al día siguiente de su colocación (esto no es una chiquillada). Hay que tener mucho rencor dentro, para buscar paja en el campo, llevarla al pueblo y colocarla debajo de los cubos de basura para prenderles fuego (esto no es una gamberrada). Y, hay que haber recibido muy poca educación para ir por el pueblo arrancando papeleras, retrovisores, plantas, adoquines y todo lo que cuesta trabajo y dinero mantener… Y, perdónenme si es contrario a su opinión, pero todos nuestros jóvenes no son así, ni sus padres les han dado esa educación, ni se les permite (o no deberían) siendo menores andar hasta la madrugada haciendo el mal. 


Nuestros jóvenes no hacen, ni mas ni menos, lo que ven en sus padres y lo que hacíamos nosotros con su edad con una presión aún mayor con motivo de la jodida pandemia. Molestan, si, algunos, y hasta altas horas de la madrugada. ¿Qué beben?, claro, algunos, lo mismo que lo hicimos algunos de nosotros (cuando no se le llamaba botellón), pero no se les puede acusar a todos por igual, hay que ir a por los culpables de este cambio, pensemos, analicemos la situación y quizás sea mas fácil dar con ellos, eso sí… todos debemos colaborar y denunciar lo que veamos para ir atando cabos…. 

Pero no nos engañemos, tengamos claro que esto no se soluciona, ni con mas policías, ni con más seguridad ni poniendo cámaras de vigilancia, esto se soluciona con la EDUCACIÓN en casa de cada uno. 

Por Emilio San José.

27/08/2021