NOTA PRENSA INFORME CONTRA OBRAS CARRETERA SG-500

 


NOTA DE PRENSA

27-10-2020

 Presentado un informe ante el Servicio Territorial de Medio Ambiente de Segovia oponiéndose frontalmente a la obra de reforma de la carretera SG-500, promovida por la Consejería de Fomento y Medio Ambiente de Castilla y León. 

Dicho informe le fue solicitado a Ecologistas en Acción el pasado 22 de septiembre, en el marco del procedimiento de evaluación de impacto ambiental del Proyecto de Mejora de Plataforma y firme de la carretera SG-500, de N-VI a L.P. de Ávila, PK 0+000 al 19+850, en los términos municipales de El Espinar, Navas de San Antonio y Villacastín. 

«Es la primera vez que tenemos certeza sobre el contenido de ese proyecto, porque hasta ahora la Consejería de Fomento no había dado información concreta sobre este», ha declarado Julio Vias, portavoz en Segovia de la asociación. 

El proyecto, que se está sometiendo a evaluación de impacto ambiental, forma parte de las obras en las carreteras AV-500 y SG-500, que la Consejería de Fomento y Medio Ambiente pretende realizar para mejorar los tiempos de recorrido, el nivel de servicio y la seguridad de la circulación, con el fin de que el corredor que forman esas dos carreteras sea una alternativa a las autopistas de peaje AP-51, Villacastín-Ávila, y AP-6, tramo San Rafael-Villacastín. La obra proyectada afecta a los 19,85 km. de la SG-500, desde la intercesión con la N-VI, en El Espinar, hasta el límite con la provincial de Ávila, en la localidad de Villacastín, atravesando el espacio natural de “Campo Azálvaro. 

Según ha manifestado el representante de Ecologistas en Acción «Una vez que hemos conocido con detalle el proyecto se han confirmado nuestros peores pronósticos. No se trata de una simple “mejora” de la actual carretera para su reasfaltado y para aumentar su anchura en algunos tramos. Lo que se pretende hacer es un “acondicionamiento” encubierto, que supondrá alterar el trazado de la “Carretera de Vieja Ávila” tanto en planta –alteración de curvas– como en alzado –supresión de cambios de rasantes». 

En su informe, Ecologistas en Acción denuncia que el proyecto presentado para su evaluación ambiental contradice lo dispuesto en el Plan Regional Sectorial de Carreteras 2008-2020, aprobado por la Junta de Castilla y León en 2009, que expresamente establece que las actuaciones de mejora no deberán incluir modificaciones del trazado de la carretera y solo excepcionalmente permite introducir pequeñas variantes de trazado en planta.

«La Consejería de Fomento tiene la desfachatez de saltarse a la torera su propia planificación con tal de satisfacer al looby empresarial abulense», ha manifestado el representante de los ecologistas, refiriéndose al compromiso asumido por el Consejero de Fomento con la asociación de empresarios CONFAE para adecuar las carretas AV-500 y SG-500 como alternativa a la actual conexión por autopista con Madrid. 

Para Ecologistas en Acción el proyecto de reformar esa Carretera Vieja de Ávila no tiene justificación y las razones de seguridad y movilidad alegadas por la Consejería de Fomento no se sostienen. 

«No tiene ningún sentido preocuparse por la seguridad de los usuarios y por los atropellos a la fauna y, al mismo tiempo, fomentar que esa carretera sea utilizada como una alternativa a las autopistas de peaje, lo que provocará que aumente la intensidad del tráfico, que se circule a más velocidad y que haya más accidentes.» 

Y alerta de que el propio documento ambiental encargado por la Junta de Castilla y León reconoce que las obras pueden generar una falsa percepción de seguridad en muchos conductores. 

«Se va a crear un “coctel perfecto” para que haya más accidentes: coches + velocidad, consiguiendo así que la carretera sea más peligrosa de lo que es actualmente 

El informe presentado Ecologistas en Acción critica duramente el documento ambiental encargado por Junta de Castilla y León para el estudio del impacto de la obra, alegando que no contempla el verdadero alcance del conjunto de la obra y que el proyecto evaluado es solamente una de las cuatro fases o partes de un proyecto más amplio, que implica su total remodelación de la Carretera Vieja de Ávila[1].

«La Consejería de Fomento ha fragmentado la obra en cuatro proyectos distintos y si el documento ambiental no se corrige la evaluación de impacto ambiental será una farsa, porque no tendrá en cuenta los posibles efectos directos o indirectos, acumulativos y sinérgicos. Es como “hacer trampas jugando al solitario”» 

Para la asociación ecologista el documento ambiental presentado por la Administración Regional no cumple con los requisitos legales en cuanto a su contenido, presenta graves omisiones sobre aspectos fundamentales para la evaluación ambiental y es parcial, tanto en la elección de la alternativa más adecuada como en la valoración de los impactos. 

«Han seleccionado la alternativa que tiene mayor impacto ambiental y, a la vez, la que tiene mayor coste económico. Van a dañar gravemente el patrimonio natural y lo van a hacer a costa del contribuye». 

El informe de Ecologistas en Acción termina señalando el impacto crítico que la obra ocasionaría en el paisaje, el medio socioeconómico y la biodiversidad, debido a que atraviesa el paraje de Campo Azálvaro, una zona muy poco humanizada y hasta ahora muy poco transitada, y de elevado valor ambiental. 

«Se trata de un paisaje de gran calidad y elevada fragilidad, donde la carreta es un elemento esencial e intrínseco de ese paisaje, forma parte del mismo.» 

La asociación ecologista destaca en su informe la gran riqueza de fauna y flora de Campo Azálvaro, por lo cual forma parte de la Red Ecológica Europea «Natura 2000» y alberga varias áreas críticas y un área sensible para especies “En peligro de extinción”, como el Águila Imperial Ibérica y la Cigüeña Negra. 

También señala que transformar la carretera actual en una vía alternativa a las autopistas es absolutamente incompatible con esas prácticas ganaderas y usos deportivos y de ocio –cicloturistas y ciclistas deportivos– que tiene actualmente, por lo que puede dar lugar a un cambio de actividad y pérdida de empleo del sector primario en los municipios afectados al dificultarse en gran medida el ejercicio de sus labores de campo y afectar al turismo. 

El informe de Ecologista en Acción concluye que debería replantearse el proyecto y buscar una alternativa compatible con la conservación del medio ambiente y social afectado, que debería limitarse al reasfaltado y aumento de la anchura de la carretera en aquellos puntos con poca visibilidad para los conductores y, en todo caso, evitarse en los más conflictivos por su impacto, donde debería mantenerse la anchura actual, sin alterar lo más mínimo el trazado en planta y alzado de la carretera, salvo en la curva de “Cañada Honda”, único punto donde estaría justificada la corrección completa de la misma.

Por último, considera que la Consejería de Fomento debe renunciar a convertir el corredor de las carreteras AV-500 y SG-500 en una alternativa a las autopistas de peaje en el trayecto Ávila-Madrid, descartando por completo la pretensión de construir una variante de la SG-500 en El Espinar.

ANEXO 2

ANEXO 4



[1]Fase 0: conservación del tramo Ávila-Urraca-Miguel, de 12 km. Fase I: modernización de la AV-500 del tramo comprendido entre Urraca-Miguel y el límite con la provincia de Segovia, de 8,3 km. Obra inaugurada el 16-11-2020.Fase II: modernización de la SG-500, tramo comprendido entre el límite provincial con Ávila y El Espinar, de 19,85 km. Objeto del estudio ambiental. Fase III: variante de nueva construcción en El Espinar, para conectar la SG-500 con la N-VI y la AP-6, en El Espinar. Todavía no hay proyecto, pero tendría entre 2 y 4 km de longitud.