UNAS CALLES CON HISTORIA. (1ª parte)

Por María Yolanda González Gómez.
Jefe del Archivo Municipal.

🤔❔Serán pocas las personas que no se han preguntado alguna vez, el porqué del nombre de algunas calles. Evidentemente, la historia está presente en cualquier hecho que vivimos y cómo no, también en las calles por donde paseamos.




Pues bien, desde el Archivo Municipal, nos hemos zambullido entre los documentos para ir dando explicación poco a poco de esos nombres que se pusieron en su día a nuestras calles. Y en esta ocasión viajaremos por cuatro de ellas:
C. RAMÓN Y CAJAL, C. CARLOS MENDOZA, CALLE LEOCADIA GOMEZ BARRENO Y C. LEPANTO.

La calle RAMÓN Y CAJAL está localizada en El Espinar.

Pero, ¿Por qué tenemos una calle en El Espinar, que se llama Ramón y Cajal? ¿Vivió allí el doctor D. Santiago Ramón y Cajal? ¿Acaso vivió algún familiar?
Pues no. El doctor Ramón y Cajal, insigne investigador y sabio, recibió el premio Nobel de Medicina en el año 1906, fue descubridor del funcionamiento de las neuronas en el sistema nervioso. Su vida se pasó entre publicaciones, investigaciones y enseñanza. En el año 1922 se jubiló y dejó de dar clases, clases a las que estuvo dedicado desde 1884 al 1922. Fue en este último año cuando la Real Academia de Ciencias presidida por el rey D. Alfonso XIII, le concedió la medalla Echegaray, el más alto galardón científico.
A raíz de todo esto, en el año 1922, el Gobierno dispuso que en los Centros de Enseñanza se colocara el retrato de este sabio D. Santiago Ramón y Cajal, así que el Ayuntamiento para homenajear a tan insigne personaje, colocó retratos de él en las escuelas y decidió dar el nombre de C. Ramón y Cajal a esa calle que tiene su salida en la Plaza de Toros y es perpendicular a la Avenida de la Hontanilla.



Viajamos a San Rafael y nos encontramos la calle CARLOS MENDOZA, ubicada donde está la Oficina Municipal, las piscinas y el colegio.
¿Por qué se le puso a esa calle el nombre de Carlos Mendoza? ¿Quién fue este señor?
D. Carlos Mendoza fue un Ingeniero de Caminos, Canales y Puertos, muy vinculado en ese momento con San Rafael, de tal manera que realizó una serie de servicios de forma altruista durante la ejecución de los proyectos de conducciones de aguas del Arroyo de las Barrancas, para abastecer a El Espinar y del Arroyo de la Gargantilla para abastecer a San Rafael.
Así que, en el año 1921, como muestra de gratitud hacia esta persona, pues como se suele decidir “es de bien nacidos ser agradecidos” se acordó por parte del Ayuntamiento, poner su nombre a una calle.



Sin dejar San Rafael, nos trasladamos a otro punto, a la calle de DOÑA LEOCADIA GÓMEZ. Y nos preguntamos, ¿Quién fue esta señora?
Doña Leocadia Gómez Barreno, fue la primera Maestra Nacional en San Rafael que había llegado a centenaria, así que en sesión del 8 de Junio de 1979, la corporación del momento, consideró hacerla un sencillo reconocimiento, felicitación y además perpetuar su recuerdo dando su nombre a una calle. La calle que se eligió, de reciente apertura, se la llamaba Royalty por haber habido allí antes, un salón de fiestas denominado así. Pero dado que este nombre se consideraba demasiado extranjerizante, la Comisión Permanente del Ayuntamiento decidió dar el nombre de Leocadia Gómez a esa calle que es perpendicular a la Carretera de La Coruña y Carretera de Segovia, calle que comunica a las dos vías.


De vuelta a El Espinar y casi a la entrada del pueblo, se localiza la C. LEPANTO, perpendicular con la C. Peñitas y con salida a la C. González Bravo y C. Redondela.

Pero, ¿Por qué el nombre de C. Lepanto? ¿Correspondía a una batalla?, ¿Se libró en ese lugar alguna lucha?, estas pueden ser algunas de las preguntas que nos podemos hacer sobre ese nombre.
Pues la verdad es que no hubo ningún incidente bélico. Lo cierto es que el nombre de Lepanto está unido a la batalla de Lepanto que se produjo el 7 de Octubre de 1571. Concretamente ésta se libró en el Golfo de Lepanto entre el Peloponeso y Epiro, enfrentando a los turcos otomanos contra una coalición cristiana integrada por España (el rey Felipe II), la República de Venecia y la Santa Sede. El fin de la misma fue detener las pretensiones expansionistas turcas.

 

Así que, con motivo de la celebración en el año 1971 del Cuarto Centenario de esta batalla, el pleno del Ayuntamiento del 22 de Octubre, acordó dar el nombre de C. Lepanto a la calle que hasta entonces era denominada calle número 7, como reconocimiento de tan importante hecho histórico.

Terminado este corto viaje por algunas de las calles de nuestro municipio, es intención de la que suscribe este escrito, seguir investigando sobre el nombre de las calles, exponiendo en este periódico las conclusiones que nos permitirán saciar nuestra curiosidad y conocer más de la historia de nuestro municipio.



María Yolanda González Gómez.
Jefe del Archivo Municipal.