UNAS CALLES CON HISTORIA. 13ª PARTE Y UN EDIFICIO EMBLEMÁTICO: "Nila Vicente"

Por  María Yolanda González Gómez. Jefe del Archivo Municipal de El Espinar. nov. 2021

Tomando nuevamente nuestro estudio sobre el nombre de las calles del municipio de El Espinar, hoy nos toca pasearnos por una calle en San Rafael, denominada DOÑA NILA VICENTE.


Y las preguntas que nos podemos hacer estarían vinculadas a dónde se encuentra y por qué la pusieron ese nombre.

Pues bien, con el ánimo de dar contestación a estas interrogantes, viajaremos a esa calle y a un edificio emblemático que se localiza en la misma, el CENTRO NILA VICENTE. Es imposible hablar del nombre de esa calle y no hacer mención a su centro, porque ambos están unidos.

Perpendicular al Paseo Rivera y al Paseo Quintana aparece nuestra calle, la cual recibió ese nombre desde el año 1986, anteriormente, desde el 1960 se llamaba calle del Centro Católico.

Pero, ¿quién fue Doña Nila Vicente?.

Para contestar a esta pregunta, nos vamos al año 1933. En ese momento se asentaba en San Rafael una señora llamada Doña Nila Vicente López, que aunque era vecina de Madrid tenía su residencia de verano en San Rafael.

Su continuo contacto con esta tierra, la llevó a tomar la decisión de construir un edificio de nueva planta en una de sus propiedades, con destino a Centro Cultural Católico, justamente en esa calle que lleva su nombre.

Tanto la construcción como el terreno que lo rodea, lo donó a la parroquia de San Rafael.

Contestadas estas incógnitas, pasamos a averiguar más sobre ese edificio con la ayuda de la documentación del Archivo Municipal. Revisando documentos vinculados al tema del que hablamos, nos encontramos las directrices de cómo tenía que ser el edificio que se iba a construir y se dice:

“La construcción sería de mampostería, con armadura de madera y cubierta de uralita y los pavimentos de mosaico sobre hormigón, con una altura de treinta y cinco centímetros sobre el nivel del suelo con desagües conectados a un pozo séptico”.

Cuando este centro terminó de construirse, el centro catequístico cultural que tenía su sede en la Iglesia de San Rafael, se trasladó al nuevo lugar, siendo su director un cura.

¿Qué se hacía en ese edificio?. Se hacían actividades de índole religioso y cultural. Se organizaban conferencias sobre moral y otros aspectos, representaciones teatrales, actividades en las que participaban jóvenes y adultos, dando lugar a la formación de un grupo de teatro local, se realizaban proyecciones de cine familiar, etc, etc, se convirtió en un lugar de ocio y esparcimiento.

Durante la guerra civil, su actividad social se intensificó, convirtiéndose en un punto donde se repartían alimentos de primera necesidad entre la población.

Eran tantas las actividades que se desarrollaban, que la misma población de San Rafael demostró su agradecimiento a las personas que hicieron posible la creación de este centro, a Doña Nila Vicente López y a Doña Margarita Vicente López, organizando un homenaje que tuvo lugar en octubre del año 1943, según consta en una placa conmemorativa depositada en ese edificio, placa que pone textualmente:

“Como bienhechoras insignes de acción católica en la parroquia de San Rafael”

Posteriormente, desde 1953 a 1983, se sabe que vivió una familia en la casa contigua al centro, eran los guardeses y que las actividades realizadas eran muy intensas: cursos de cocina, labores, talleres, títeres y marionetas, además de celebración de reuniones de cofradías y otros eventos de ocio.

Sin embargo, a mediados de los años ochenta, el deterioro del edificio desaconsejó su uso y fue cuando en 1999  el Ayuntamiento se puso en contacto con el Obispado de Segovia con la pretensión de que se cediera el uso del inmueble para fines culturales. Y así fue, se firmó un convenio entre las dos instituciones para que el edificio fuera utilizado por el Ayuntamiento durante una serie de años, a cambio había que realizar las obras necesarias, manteniendo en perfectas condiciones de uso y decoro él mismo durante el plazo de cesión.

Con ese fin, se pasó a realizar el acondicionamiento del centro en el año 2001 con un presupuesto de aproximadamente treinta millones de las antiguas pesetas, cantidad que fue pagada en su totalidad, mediante una subvención concedida por la Junta de Castilla y León.

El edificio quedó totalmente adecentado para su disfrute y en el año 2006 se inauguró. Actualmente sigue en funcionamiento bajo la tutela del Ayuntamiento.

        María Yolanda González Gómez.

Jefe del Archivo Municipal de El Espinar.