UNAS CALLES CON HISTORIA (SÉPTIMA PARTE) - calles del doctor D. Felipe Pérez Ruano y del doctor D. Primo Gila Regidor

El paseo que os propongo hacer este mes va dirigido a visitar las calles del doctor D. Felipe Pérez Ruano y del doctor D. Primo Gila Regidor. Calles localizadas en El Espinar y próximas entre sí. La primera calle es paralela a la calle Soledad y la otra es perpendicular a esta última calle.

    Pero, ¿Quiénes fueron estos señores: D. Primo Gila Regidor y D. Felipe Pérez Ruano ?, ¿Por qué se les puso su nombre a dos calles?

    Muchos de nuestros mayores los conocieron y conocieron sus servicios, sin embargo, una parte mayoritaria de nuestra población sólo conocen sus nombres por ser los nombres de las calles.

Así que con el fin de que nos traslademos a unas épocas que no tienen nada que ver con la época en que vivimos, comenzaremos nuestro relato para dar contestación a las preguntas planteadas.

   Era el 3 de mayo de 1955 cuando reunidos los concejales y el alcalde en sesión plenaria, se informó de cómo la ciudadanía pretendía hacer un homenaje popular al doctor D. Primo Gila Regidor, ya jubilado, atendiendo a las circunstancias que concurrían en su persona, el cual había prestado durante más de cuarenta años sus servicios en esta localidad, de una manera especialmente señalada en todos los extremos de su profesión, grado de competencia, altruismo y abnegación.

Ante estos hechos, se acordó que el Ayuntamiento se sumara al homenaje y se le nombrara Hijo Adoptivo de la localidad, a la vez que se pidió por conducto de la Jefatura Provincial de Sanidad la concesión de la Cruz del Mérito Civil y se contribuyó al referido homenaje con la cantidad de 10.000 pesetas.

Pues bien, el día 10 de septiembre de 1955 se celebró el homenaje popular rendido por el vecindario, con asistencia de las autoridades y en el que se expresó el deseo de solicitar para el interesado la concesión de su ingreso en la Orden Civil de Sanidad.

Los actos que se celebraron en este homenaje fueron en primer lugar la lectura del acuerdo municipal del pleno del 3 de mayo último, seguidamente se pronunció un discurso por el alcalde y otro por un representante de centros oficiales, terminando con las gracias del homenajeado.


El reconocimiento fue tal que tras el homenaje se planteó la posibilidad de que se diera su nombre a una calle de esta localidad.  Así que, reunidos en pleno el día 29 de septiembre de 1955, el Ayuntamiento se adhirió a esta propuesta, acordándose que pasara a Comisión de Gobernación.

Un mes después, el día 31 de octubre se decidió dar el nombre de este médico jubilado, D. PRIMO GILA REGIDOR a la calle diagonal que de Oeste a Este atravesaba el grupo de viviendas protegidas del sector de los Clérigos, cuya calle carecía de nombre, fundamentado el informe en las circunstancias que concurrían en el homenajeado y el ser dicho barrio habitado por familias humildes a las que el interesado durante más de 40 años de médico titular dedicó con preferencia sus servicios.

Por otro lado, en la misma sesión plenario se acordó que por analogía con el acuerdo anterior, se rindiera el homenaje que se merecía la memoria del que fue médico titular de esta villa D.FELIPE PÉREZ RUANO, durante muchos años, proponiéndose que se diera su nombre a la calle que de norte a sur atravesaba el grupo de viviendas del sector de Clérigos.

Era el año 1964 y todavía no se habían colocado las placas con los nombres de D. Primo Gila Regidor y D. Felipe Pérez Ruano en esas calles del grupo de viviendas de los Clérigos.

Hubo que esperar hasta el año 1971 para que se pusieran éstas con los nombres de los doctores D. Primo Gila Regidor y D. Felipe Pérez Ruano no en la zona de los Clérigos sino en la zona de la Soledad.

El día 14 de agosto de 1971 la manifestación oficial (alcalde, concejales, otras personalidades invitadas y el vecindario) salía a las siete de la tarde del Ayuntamiento junto con la banda de música hacía el Barrio de La Soledad, donde se descubrieron esas placas con los nombres respectivos. Estos nombres se dieron a una calle designada en ese momento con el número 17 y a un tramo de la C. Alcoholera.

María Yolanda González Gómez.  Jefe del Archivo Municipal.

ARTCULO RELACIONADO:

El Espinar de 1927 y Felipe Pérez Ruano. por F. GARCÍA JIMENO 

http://www.elespinar.org/2016/06/el-espinar-de-1927-felipe-perez-ruano.html 

Decía la Revista PANORAMA EN 1927:   “Felipe Pérez Ruano El Espinar, pueblo como se sabe de la provincia de Segovia, ha llegado a ser conocidísimo porque las gentes lo han elegido para sedante de sus diarios afanes. El Espinar, por esta circunstancia, ha necesitado dar a su estructura pueblerina una higienización que estuviera a tono con la fama de su nombre, y esto ha podido lograrlo porque ha tenido hombres que han sabido y han querido velar por el prestigio de la localidad. Actualmente figura al frente de su Ayuntamiento uno de los vecinos más prestigiosos, el señor doctor en Medicina D. Felipe Pérez Ruano, y así como no hay nada mejor que un buen alcalde para que un pueblo progrese, tampoco hay nada más difícil que tropezar con un buen alcalde. Se precisa que ocupe la alcaldía un varón de las integérrimas condiciones de D. Felipe Pérez Ruano, para que se aprecie la marcha acelerada en las mejoras de la población. El Espinar hoy lleva esa conveniente marcha porque concurriendo en su alcalde la doble circunstancia de su personalidad administrativa y médica el pueblo obtiene mejoras en la administración y en la higiene. Y, además, digámoslo con la mayor satisfacción, en el aspecto cultura. No lo olvida D. Felipe Pérez Ruano, pues no en balde es hombre de ciencia. Por eso diremos que hay pueblos con suerte, y El Espinar es uno de ellos. Se comprende que los habitantes de El Espinar estén tan contentos con su alcalde y le hagan incesantes demostraciones de su afecto.”