EL REPARTO DE CASTAÑAS. UNA TRADICIÓN DE EL ESPINAR.

Por Yolanda González Gómez.

Es tradición en el Municipio de El Espinar, que el día que dan las vacaciones de Navidad a los niños del colegio, reciban por parte del Ayuntamiento una cantidad determinada de castañas para que se las coman. Este hecho se ha convertido en una tradición que pasa de generación a generación.

              A todos los que hemos ido al colegio en este lugar, no nos ha faltado nuestra ración de castañas.

              Pues bien, somos muchas personas las que nos hemos preguntado el porqué de este acto. Así que, utilizando como fuente el Archivo Municipal y consultando libros y expedientes nos encontramos que en el año 1892, el Ayuntamiento acordó que a los niños y niñas que asistieran a los exámenes que se realizaban en las escuelas públicas el día 24 de Diciembre, se les repartiera unas castañas. El total del reparto sería de 4 fanegas, en total 280 kilogramos. Los niños esperaban ansiosos ese día para recibir sus castañas como un auténtico regalo de Navidad.

              Lo cierto es que la Navidad de ese tiempo y de tiempos posteriores no se asemeja en nada a la que vivimos en la actualidad. La falta de recursos económicos unido a distintas penalidades explican en cierto modo actuaciones de este tipo.

             Actualmente, esta tradición tan arraigada desde hace muchos años, se mantiene, incluso en ciertos años a las castañas se unieron las nueces en el típico reparto.